"Suerte de varas " en un blog abierto en el que puedes escribir y colaborar. Se trata de un espacio de debate político, destinado a comentar las noticias del día y charlar libremente entre conservadores, liberares, personas políticamente incorrectas y demás gentes de bien. Por consiguiente, se ruega absténganse de participar, indignados de Rug Al Kabbá, en todas sus vertientes y variantes, así como como televidentes de la noria y fans de Belen Esteban. No aceptamos por tanto, gentes que disfruten del insulto personal, la ausencia de argumentos y demás carencias de los que votan "no al rico" "no a Franco", "el abuelo era minero" y "los buenos son los pobres, seamos pobres todos menos mi primo y yo".

Gracias y mi cordial bienvenida a los buenos.

sábado, 28 de enero de 2012

EL PELAJE DEL SINDICALISTA.

Miralo. Ahí viene. A duras penas se apea del Audi A8 oficial. Está mucho mas gordo que la última vez que lo ví..Ahora parece un cerdo de corral caminando erguido sobre sus cuartos traseros. Viene solo, pero todos sabemos quE en el hotel le espera Samantha. Un puton rubio capaz de todo por dinero. Como nuestro protagonista sindicalista, pero con tetas y menos repulsivo a la vista. A doña Manolita, que era su mujer de toda la vida, hace años que la abandonó porque era mujer rural, sacrificada, analfabeta y sencilla. Obviamente a esta pobre le va mucho mejor sin semejante cerdo a su lado. Ya nadie la humilla, ni la pisa, ni le chulea a base de zorras baratas todos los fines de semana. Aun teniendo mucha mas categoría que este tipejo, obviamente no daba la talla para "señora de" en su nueva condición de político de éxito y hombre de fortuna que se codea con lo mas refinado de las clases altas...Había devorado  a todos sus adversarios políticos con saña. Un caníbal político despiadado sin mas reglas que trepar, medrar y robar. Se había vendido, prostituido y arrastrado. Pero había merecido la pena. Nuestro ídolo sindical local, ya había llegado a lo mas alto. Hacía años que sin dar palo al agua, ni saber leer, manejaba a su antojo a gentes infinitamente mas preparadas, de mas categoría e inmensamente mas decentes. Lo había logrado. El sueño de ser rico sin trabajar, era ya una realidad. Ahora Doña Manolita no tenía sitio en su nuevo universo de clase alta. Solo en su cara de animal bellotero quedan marcadas las horas cuidando cerdos en Villaconejos...

Luce un peluco marca Omega que vale mas que lo que habría ganado en toda su vida de campesino. Lleva una cara corbata para disimular, pero el contraste de sus colores verdosos con una camisa a medida pero asalmonada, claman a voces su condición de palurdo y terrorista de la elegancia. Este animal de bellota lleva encima tal catalogo de marcas caras y ostentación de cartera que parece que es la primera vez que se quita los harapos en toda su vida. Artificial y forzado como Bisbal en la opera. La corbata va tan apretada, y el trilero este, ha comido tantas gambas en su corta vida que el cuello de la camisa a punto de estallar, se pierde entre mollas rojizas que rezuman sudor. Carnes magras que brillan reflejando las luces del templo al bogavante en que han convertido este congreso sindical. El prostíbulo del cuento obrero alcanza aquí la categoría de catedral del culto al robo y a la desvergüenza.

Por abajo, esa misma corbata en su parte inferior, apunta al frente soportada por una barriga de sebo horrible que a punto esta de reventar los botones inferiores de la pobre camisa cara. No se alcanza a averiguar el cinturón de este sujeto, pero es tan gordo por arriba y tan flacucho en sus cuartos traseros, que se sospecha su existencia, o de lo contrario el espectáculo sería aun mas vomitivo.
 

Quienes lo conocen dicen que sabe escribir su nombre y que lee torpemente los rotulos publicitarios desde su coche oficial para ir practicando la lectura. Ha mejorado mucho y ya sabe decir "fotocopías". Ahora arrastra su tonelaje con un caminar de espalda plateada borracho a través del salón. Ya llega a su mesa. Hordas de trileros le reciben cómplices y agradecidos. Los reconocería a kilometros de distancia. Nunca tanta zafiedad y ordinariez costó tanto dinero. Nuestro protagonista va tomando asiento. Ahora viene lo peor,  en cualquier momento puede hablar..

"compañeras y compañeros" dice el hijo de puta. "Hoy quiero rendir aqui, homenaje a todas las mujeres maltratadas. a los trabajadores en paro, y al hambre en el mundo"...después tras un largo aplauso por la brillantez del imbecil este, se sentó y se puso de gambas como un cerdo antes de que diera tiempo a servir ni el primero. Se limitaba a sonreir a unos y otros con muecas falsas y forzadas. Comió como si no hubiera comido nunca, bebió como si fuera su último día en la Tierra. El rostro cada vez mas encendido en rojo brillante, los mofletes a punto de estallar. Respiración jadeante, digestiones crueles.  Agotado, el sindicalista. Ya no habló mas.

7 comentarios:

  1. Coño, lo has descrito tan bien que estoy asqueada

    ResponderEliminar
  2. gracias Carmen !!! me ha quedado justo como yo queria. Repugnante total !!!!

    ResponderEliminar
  3. Que bien escribes, prefiero decir eso, a que tienes buena pluma. Siempre me han gustado tus relatos y este entra dentro de los grandes. Cuanto abarca.

    ResponderEliminar
  4. Perez, me lo paso bomba escribiendo estas cosas jejeje...hay pocas cosas que me gusten mas que escribir y leer...

    ResponderEliminar
  5. Nunca nadie ha descrito mejor a un parasito (con perdón de piojos y demás animalitos inocentes)

    ResponderEliminar
  6. Y ni falta que hace ilustración de lo escrito; ya te estoy sufriendo, Cándido!

    ResponderEliminar
  7. Muy bien descrito, tendrás que echar salfumán al post :D :D

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...